Cuando un bebé llega a casa se produce un fenómeno muy estudiado en psicología y que tiene que ver con que la relación entre el papá y la mamá cambia porque aparece una tercera persona; vuestro bebé.  Es una situación que asusta en un nivel inconsciente tanto a los padres como a las madres por todos los cambios y la enorme responsabilidad que conlleva. Hay muchas maneras de afrontar estos cambios aunque no todos son igual de positivos ni para la pareja ni para el bebé. Sin lugar a dudas las relaciones más positivas son las que permiten satisfacer todas las necesidades que un bebé trae consigo sin que ninguno se sienta abandonado a su suerte (en muchos casos la mamá) ni excluido (en muchos casos puede ser el papá). Para el bienestar psicológico de toda la familia (a corto y largo plazo) es importantísimo que todos los miembros de la familia formemos un equipo y seamos conscientes de las responsabilidades y tareas que podemos y debemos asumir.

Con frecuencia me llegan correos de madres que se sienten agotadas, solas y angustiadas porque el papá no se implica lo suficiente. Se sienten agotadas porque la carga de trabajo que supone un bebé es agotadora y la sienten entera sobre sus hombros. Se sienten solas porque necesitan compartir las experiencias, alegrías y preocupaciones que les trajo una mañana entera con su bebé y la persona que tienen a su lado apenas escucha o entiende lo que supone. Y se sienten angustiadas porque saben que lo mejor para ella, para su bebé y también para el padre es que todos cierren filas y formen un equipo y se impliquen por igual. Por eso, para que todos seamos conscientes de lo que podemos hacer cuando un recién nacido, cuando un bebé llega a casa he preparado esta sencilla lista:

Cosas que sólo puede hacer la mamá

1. Dar el pecho

Cosas que sólo puede hacer el papá

2. Cuidar a la mamá cuando está dolorida, cansada o necesita algo y está atareada con la lactancia

3. Atender a los hermanos mientras la mamá da al pecho al nuevo bebé

Cosas que pueden hacer cualquiera de los dos

4. Dar el biberón

5. Levantarse por la noche cuando el bebé llora

6. Salir a comprar algo que el bebé necesita mientras el otro le cuida (sí, a las mamás también les gusta salir un momentito)

7. Llamar al pediatra (sí, en el pediatra también responden al teléfono cuando llama un hombre)

8. Ir con el bebé al pediatra (los pediatras saben que todos los bebés tienen un padre, así que no se extrañarán)

9. Tener en mente el calendario de vacunaciones (son una serie de citas repartidas en los primeros 4 años de vida del niño)

10. Llevar al bebé al trabajo para que todos sepan que hay una persona en nuestras vidas que necesitará que faltemos al trabajo cuando se ponga enfermo o cuando haya reunión de padres en el cole (tranquilo, no son contagiosos)

11. Bañar al bebé

12. Secarlo bien después del baño

13. Dar el masaje al bebé (es lo del aceite y las sonrisas del niño)

14. Portar al bebé (cada vez más padres lo hacen, te dejará las manos libres)

15. Pedir una excedencia o reducción de jornada por cuidado de hijo (es un derecho y una experiencia única tanto para hombres como para mujeres)

16. Cortarle las uñitas (esto da un poco de grima, pero sólo la primera vez)

17. Preparar la bolsa con las cosas antes de ir a casa de los abuelos (es como hacer la maleta para irte de despedida de soltero, pero pensando en el bebé)

18. Cambiarle el pañal (si, ya se que lo has hecho de vez en cuando…)

19. Jugar o cuidar al bebé mientras el otro descansa (implica tomarlo en brazos, explicarle las cosas de la casa, hablarle, tirarte en el suelo, ponértelo sobre tu tripa….etc)

20. Preparar la comida (sí, lo de las cacerolas)

21. Cambiarlo de ropita cuando se mancha de comida (sí a los bebés se les cambia 4 o 5 veces al día)

22. Quitar los gases al niño (si, lo de las palmaditas..)

23. Aseguarse de que la sillita del coche está bien anclada (no, no se ancla sola, sobre todo si la has movido de coche o de sitio)

24. Abrigar bien al niño antes de salir de casa (los bebés regulan mal la temperatura…así que sí, es importante)

25. Limpiarle los moquitos cuando le cuesta respirar (es para que no se sienta ahogado)

26. Dormir con el bebé para que esté tranquilito (le gusta tanto dormir con mamá como con papá, pero siempre en la cama, nunca en el sofá)

27. Acariciarlo, besarlo, hablarlo y achucharlo para que se sepa querido y seguro (no, no lo vas a malcriar…se ha demostrado científicamente)

El cuidado del bebé es responsabilidad de ambos progenitores al 50%. Hay un par de cosas que sólo puede hacer la mamá o el papá…pero todas las demás tareas (y muchas más que se me habrán olvidado) pueden ser compartidas. Y es muy importante que se compartan, porque el niño necesita que todas las personas que vivan bajo el mismo techo estén alineadas, comprendan todo el trabajo que supone un bebé, arrimen el hombro para que todos tengamos un ánimo positivo y nadie se encuentre agotado y porque el vínculo que se establece durante el primer año (con la mamá, pero también con el papá) es la base para la construcción de una relación positiva que permita al niño tener una buena autoestima el día de mañana.

Por: Álvaro Bilbao. Autor de El cerebro del niño explicado a los padres

No te pierdas el ofertón del Día de la Madre!!! Sólo tres días!!!! Aprovecha la oportunidad!!!!