Realmente sabemos que no hay edades mejores ni edades peores en la educación y crianza de los hijos. Cada edad tiene sus particularidades, sus desafíos y cada momento es igualmente difícil y bonito. Sin embargo existe una creencia muy extendida de que los dos son los años más terribles en los niños. No tengo muy claro de dónde viene esa creencia, aunque posíblemente tenga que ver con que los 2 años es la edad en la que los niños comienzan a reafirmarse y aparecen las temidas rabietas.

Como hace poco una de mis hijas cumplía 4 añitos y ya tengo experiencia con otros dos se me ha ocurrido hacer esta lista. No tengo muy claro si servirá para desmoralizar a los ya algo desmoralizados padres de 2 años, para darles ánimos o símplemente para ver si a algún otro padre de 4 años le hace gracia. Siendo sincero no creo que los dos sean peor que los 4 ni que los 4 sean peor que los dos…aunque posiblemente en estas 6 cosas los de 4 años dan mucho más trabajo que los de 2.

Creo que a los padres de niños de cuatro años les hará gracia, nada más.

1. A los dos años, apenas hablan. A los cuatro años apenas callan.

La razón no es otra que después de dos años aprendiendo a dominar el lenguaje ya son capaces de contruir todo tipo de frases y preguntarse por el mundo que les rodea y transmitir mensajes y pensamientos abstractos y altamente complejos. Es una época de explosión intelectual y como es natural eso se debe de notar de alguna manera.

Precaución: Si vas a hacer un viaje en coche con tu pareja y un niño de 4 años asegúrate de no intentar arreglar asuntos importantes durante el trayecto porque el niño acapara´ra la mayor parte de la conversación.

2. Con 2 años te pueden atropellar con un correpasillos y los tobillos te pueden doler un poco….con 4 años la mayoría de padres enseñan a sus hijos a montar en bici  y, creeme…la espalda te dolerá mucho más de lo que te dolieron los tobillos.

La mayoría de los niños aprenden a montar en bici de pedales o se quitan los ruedines algo antes de cumplir los 5 años de edad lo que supone más de un dolor lumbar en sus padres.

Consejo práctico: Suele ser mucho más sencillo (y menos doloroso para los padres) si el niño ha tenido la oportunidad de montar en una bici sin pedales ya que el equilibrio, que es la parte más difícil la tienen ya su cerebro ya la tiene aprendida y sólo tienen que combinar lo que ya saben con el pedaleo. Y es más sencillo todavía si durante unas semanas combina una bici sin pedales con una bici con pedales y ruedines. De esa manera su cerebro interioriza tanto la manera de mantener el equilibrio como el patrón de movimientos que requiere pedalear y, así, tarda menos intento en combinarlo todo y dejar a tu espalda libre de esfuerzos.

3. A los dos años te tienes que enfrentar a un pequeño pañal maloliente y tirarlo a la basura… a los 4 años te puedes encontrar un pequeño “escape” en el calzoncillo o braguita que tendrás que frotar a mano.

Es ley de vida….los escapes ocurren…y un “pañal maloliente” puede ser mejor alternativa que un calzoncillo sucio. Símplemente piensa lo que ahorras en pañales, viajes al supermercado y espacio en casa.

Precaución: No te enfades con el niño, pero tampoco lo dejes pasar…es totalmente normal que ocurra una o dos veces, pero la mejor manera de que el niño se de cuenta de que limpiarse bien es importnate es que te acompañe y ayude a limpiar su propia ropa interior antes de meterla en la lavadora para la limpieza final.

4. Con dos años los niños pueden tener su pequeñas rabietas de bebé….con cuatro años una buena rabieta puede hacer que tiemble la casa o el supermercado

Es cierto. Los padres se pueden asustar y preocupar ante las primeras pataletas de un niño, sin embargo una pataleta de dos años suele ser como un molesto pitido en los oídos al lado de una rabieta de 4 años que puede sonar como un huracán. El lado bueno es que, aunque es totalmente normal que un niño tenga rabietas a los 4 o incluso a los 5 ó 6 ó incluso 35 años de edad… suelen ser menos frecuentes que con dos.

Precaución: A veces los niños que tienen rabietas más allá de los 4 o 5 años han tenido malas experiencias con las rabietas en el pasado. Intenta seguir los pasos para abordar las rabietas de forma positiva, para ayudar al niño a estar más tranquilo.

 

5. Cuando tienen dos años hay que hacerles casi todo….cuando tienen cuatro años quieren hacerlo todo por sí mismos y todo tarda una eternidad

Dentro de las necesidades del niño de 4 años está necesidad de tomar sus propias decisiones y hacer las cosas por sí mismo o lo que es lo mismo….Como consecuencia el niño que se dejaba hacer ahora quiere hacer las cosas en modo “yo solito”

Precaución: Intenta no meterle prisa. Intenta no enfadarte con él o con ella porque insista en hacer las cosas por sí mismo. Intenta flexibilizar, planificar con más tiempo o símplemente pensar que no pasa nada por llegar un poco más tarde. El instinto de querer hacer las cosas por uno mismo es muy importante porque ayuda al niño a desarrollar su confianza.

6. A los dos años prueban casi todas las comidas…cuando tienen cuatro años ponen cara de asco a muchas cosas….incluso las que les encantaban con dos!!!

La razón de que esto cambie de forma tan radical es que alrededor de los 3-4 años de edad los niños comienzan a desarrollar el paladar emocionar. Discriminan mejor los sabores, las texturas y su pequeño cerebro empieza a ordenar y priorizar las cosas que les gustan más y devaluar las cosas que les gustan menos.

Precaución: No te enfades con tus hijos ni les digas aquello de “Si esto te encantaba de pequeño!!”. La realidad es que ha desarrollado sus apetencias, su paladar. Símplemente reconoce que hay cosas que le gustan menos y otras que le gustan más. Intenta símplemente mantener unos buenos hábitos alimenticios en casa y se ejemplo de una buena alimentación.

7. Con dos años les tienes que vestir y lleva mucho tiempo…cuando tienen 4 años quieren elegir su ropa y en alas de la libertad sales a la calle con un niño que viste como un auténtico perturbado mental.

Minifaldas combinadas con mallas, un tutú de bailarina encima de un chandal o un pantalón vaquero con sus mascotas favoritas pueden ser su idea de ponerse elegante. Aunque lo parezca estos atuendos no son propios del “mal gusto” o de un desajuste mental. Igual que en el punto anterior resulta relativamente normal que los niños y especialmente las niñas alrededor de los cuatro años quieran decidir su propia ropa. Responde a un deseo de ser autónomos, reafirmarse y tener su propia identidad.

Precaución: Puede que a tí te parezca que los atuendos de tus hijos sean totalmente inapropiados pero para el niño tienen su por qué. Los estudios indican que los niños que eligen su propia ropa están menos sobreprotegidos, toman mejores decisiones y son mejores a la hora de resolver problemas. Además (y esto lo añado yo, sonríen más cuando entran por la puerta de la escuela). Ayúdales a contemplar las normas del sentido común; llevar chandal si toca gimnasia, uniforme si es reglamento escolar o ropa adecuada a la climatología. Pero en cuanto al resto, intenta dejar a tus hijos desarrollar su estilo personal.

Para algunos los dos años son la edad más difícil. Para otros lo es el primer año con toda esa falta de sueño, y los que tienen hijos mayores te dirán que lo realmente difícil es educar a un adolescente. Para mi no hay edades mejores ni peores. Cada edad tiene sus desafíos propios. De lo que no cabe ninguna duda, y así lo indican los estudios, es de que los padres que entienden cómo piensan y sienten sus hijos y que conocen estrategias para educar en clave positiva manejan mejor situaciones difíciles, experimentan menos estrés, obtienen mayor colaboración de sus hijos y se sienten más seguros y satisfechos con su labor como padres.

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”

Nota: Inscríbete hoy en el curso Online “Educar en positivo” y aprenderás estrategias eficaces para educar con respeto, firmeza, amor y confianza y ayudarles a desarrollar una gran autoestima. ¡¡Haz click en la imagen es inscríbete con un 50% de descuento!!