Cuando pregunto a un grupo de padres qué desean para su hijo, el 99% tiene la misma respuesta. Que crezca sano y que sea feliz. La felicidad es uno de los principales deseos de todo padre para sus hijos y, sin embargo, pocos conocen qué ingredientes lleva la receta educativa que permitirá a sus hijos ser felices tanto hoy como el día de mañana. Cuando a tí te educaron se sabía muy poco acerca de cómo ayudar a los niños a ser felices, pero en los últimos años, la psicología positiva y la neurociencia han encontrado muchos datos acerca de las claves que hacen que seamos más felices. Ya que estamos en un momento de buenos propósitos aquí tienes una lista con las 9 actitudes de los padres que más contribuyen a la felicidad presente y futura de los niños.

1.Dale mucho amor

El amor es al cerebro lo que el agua a una planta. Los niños que han sido queridos, besados, tocados, achuchados, cogidos en brazos, cuidados y escuchados crecen siendo adultos que se sienten seguros en el mundo. Cuando besas a tus hijos o les llevas al cole de la mano vuestro cerebro segrega oxitocina una hormona que une al niño con sus padres y le aporta amor y confianza. Vestirles, bañarles, llevarles al médico o hacerles la comida unen a madres e hijos, también genera oxitocina y les permite sentir que el mundo es un lugar seguro.

2.Dile que no

En un momento dado todo niño sería más feliz si sus padres le permitieran hacer todo lo que le da la gana. A veces los padres nos empeñamos en crear un mundo ideal para ver a nuestros hijos felices, pero en realidad sabemos que eso no funciona. Todo el mundo puede ser feliz en Disneylandia, pero lo difícil es ser feliz en el mundo real. No le dejes hacer todo. No le compres todo. No colmes todos sus deseos. Dile que no. No por capricho, sino simplemente porque el mundo real no es siempre Disneylandia, sino que está lleno tanto de grandes momentos como de pequeñas y grandes frustraciones que el niño tendrá que saber afrontar.

3.Juega, juega y juega

 Niños saltando

El juego estimula el contacto físico, ayuda al niño a aprender a establecer vínculos con sus padres y es un acto de disfrute en sí mismo. Si quieres que tu hijo sea un adulto feliz permítele que juegue libremente y disfruta jugando con él. Si el niño no juega de pequeño, no lo hará de mayor y sabemos que seguir teniendo la capacidad de jugar es una de las claves de las personas adultas altamente felices.

4.Enséñales a agradecer las pequeñas y grandes cosas

Las personas más felices tienen el hábito de agradecer y sentirse agradecidos. El simple gesto de dar las gracias cuando tu hijo sale del baño cuando se lo pides y de enseñarle a decir gracias cuando le das una galleta contribuirá a aumentar su felicidad. Si además introduces una rutina sencilla como dar las gracias cada día por tener alimentos, un techo donde resguardarnos, por haber recibido la visita de la abuela o por haber podido jugar con un amiguito el sentimiento de gratitud se extenderá a la vida. Mi hora favorita para dar las gracias es la hora de la cena. Recuerda que no hace falta ser religioso para dar las gracias; sentirse agradecido es un sentimiento libre de todas las culturas y creencias y la realidad es que aquellas personas que son conscientes de las cosas buenas que ocurrieron en su vida son más felices.

5.Recuerda en positivo

La forma en la que recordamos nuestra vida puede contribuir tanto a nuestra felicidad como a nuestra infelicidad. Si ante un día que en la heladería no tenían nuestro helado favorito recordamos la frustración de no tenerlo, seremos menos felices que si recordamos lo divertido que fue ir a buscarlo a otra heladería o probar uno nuevo. Las personas que recuerdan en positivo su día y su vida, no solo son más positivas sino que tienen mejor memoria. Tu puedes conversar con tus hijos y ayudarles a tener una memoria positiva, creando conversaciones positivas acerca de su día, por ejemplo, antes de ir a dormir.

Navidad Special 2x1

6.Dale responsabilidades

Cuando nos ocupamos de nuestras responsabilidades nos sentimos más satisfechos y felices. La corteza cingulada anterior encuentra sentido y satisfacción en la vida cuando se esfuerza y tiene una misión. Puedes empezar por pedirle que tire su pañal al cubo de basura o que tire su ropa al cesto. Puede ir recogiendo su taza de desayuno, eligiendo su ropa o haciendo pequeños recados dentro de la casa. Ir dando al niño responsabilidades que puede asumir le ayudará a estar contento y saber que ocuparse de sus cosas es una fuente de satisfacción.

7.Comienza siendo tú feliz

Los niños son grandes imitadores. Mientras conversamos, mientras nos enfrentamos a nuestro problemas, el cerebro de los niños imita nuestra forma de ser para ponerla en práctica cuando tenga la oportunidad. Este contínuo ensayo general lo realizan unas neuronas que llamamos neuronas espejo encargadas de imitar todo aquello que observan. Si te muestras infeliz e insatisfecho con tu trabajo, con tu pareja o con la vida en general el cerebro de tus hijos imitará tu forma de entender el mundo. Si criticas sentirá que las personas son una decepción, si desconfías sentirá que las personas no son de fiar, si te preocupas aprenderá que el mundo está lleno de peligros. Si te olvidas de sonreir, disfrutar o vivir la vida con alegría tus hijos también lo olvidarán.

8.Acepta tus fracasos y los suyos también

Todos nos equivocamos y el error y el fracaso es parte de la vida. De hecho si preguntamos a las personas de más éxito del planeta nos dirán que el éxito sólo ha llegado después de muchos fracasos. No terribilices sus fallos, ni despiertes la culpa cuando no lo hacen bien. Acéptalo con humor y cariño y enséñales a volver a intentarlo, a superarse con esfuerzo e ilusión y aceptar que equivocarse es solo una parte de aprender. Un secreto: si no eres indulgente con tus propios fallos, ellos tampoco lo serán.

9.Deja que se enfrente él/ella mismo a los problemas de la vida

Ser feliz requiere trabajo y entrenamiento y sobreproteger o ponerlo todo fácil no ayuda. Si quisieras que tu hijo fuera rápido no intentarías correr muy rápido con él en brazos sino que dejarías que corriera solo. Si quieres que sea capaz de ser feliz en la adversidad, no hagas que el viento sople siempre a su favor, dale oportunidades de navegar en tempestades y aprender a afrontar el viento en contra.

Si quieres aprender mucho más sobre psicología positiva para padres, y ayudar a tus hijos a construir una buena autoestima, pensamiento positivo e inteligencia emocional, aprovecha el ofertón de Reyes de El cerebro del niño. ¡¡El Mejor regalo si tienes hijos entre 0 y 6 años!! ¡¡Más de 2.000 padres y madres inscritos y satisfechos!! Puedes comenzar a aprender ahora mismo y regalar otro curso a la persona que tu elijas haciendo click en la imagen.  

Navidad Especial

Por. Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres“. Plataforma Editorial