Este fin de semana hemos cenado con unos buenos amigos que están a punto de tener su primer bebé. La verdad es que estamos muy emocionados por ellos y seguimos de cerca su embarazo. Los dos han leído y visto bastantes vídeos relacionados con el parto y la paternidad y podemos decir que están bastante bien preparados. Así que con la confianza que nos une…en un momento le he preguntado a mi amigo si sabe las “cagadas” que tiene que evitar a toda costa durante el parto…Muy sorprendido y preocupado (ya os adelanto que es un padre muy implicado) me ha dicho: “No…”. Entre otros padres que estábamos en la mesa y con una buena dosis de humor sacamos esta lista de 8 cosas a evitar y él las anotó una tras otra.

Para mi ha sido un alivio ver que no tenía ni idea porque yo tampoco las conocía cuando nació mi primer hijo, y de hecho caí de lleno en alguna de ellas.  Espero que os gusten o por lo menos os saquen alguna sonrisa…

Cagada nº1: No estar ahí (literal)

He conocido a varios padres y madres que me cuentan que el padre no ha estado o no va a estar en el paritorio mientras su pareja da a luz.  Sálvese los casos de marineros de ultramar, astronautas, militares o científicos que se encuentran en misión en el Polo Sur. Me refiero a padres que refieren marearse, tolerar mal los hospitales o que prefieren que su suegra acompañe a la madre durante el parto. La verdad es que no puedo hablar en todos los casos, pero entiendo que si vas a tener un bebé, es importante que estés en el paritorio. Para acompañar a la madre, para tomar decisiones en caso de urgencia, para ser el primero en conocerlo o símplemente para poder decirle a tu hijo…”Yo estuve ahí”.

Cagada nº2: Quedarte dormido

Los partos pueden ser largos…muy largos…y más si la madre es primeriza. Es frecuente que la parturienta entre en la habitación a media tarde o principios de la noche y no de a luz hasta la mañana siguiente. En la habitación encontrarás un sofá cama y una butaca más o menos cómoda. Habrá ratos en los que la espera se te haga larga y llegará el momento en que se te cierren un poco los ojos… Sin embargo no debes ceder ante el cansancio. Tu pareja y el bebé que va a nacer necesitan que estés pendiente de ellos… Así que no te quedes dormido en el sofá. Tu labor, aunque pueda parecer insignificante es estar despierto para acompañar a la madre y asistir en cualquier cosa que haga falta en cualquier momento de la noche.

Cagada nº3: No estar ahí (metafórico)

A veces los padres no saben como actuar en el paritorio. Están nerviosos, se sienten perdidos o confundidos y pueden acabar sentados mirando el teléfono móvil para pasar el rato. Siempre es mejor mirar el móvil 5 minutos que quedarse dormido…pero el paritorio no es una sala de internet y la labor del padre no es ponerse al día en instagram sino más bien hacer sentir a la madre que puede contar con él…en cuerpo y alma. Así que puedes echar un vistazo…pero no te enganches a las redes sociales ni eches una partida al Fornite.

Cupón General

Cagada nº4: No cortar las llamadas

A veces el parto comienza de madrugada, mientras todo el mundo duerme y no vemos la necesidad de silenciar el teléfono…pero puede ocurrir que llegado el momento del alumbramiento el teléfono comience a sonar. Si resulta inapropiado recibir una llamada mientras estas en el cine…¿te imaginas cómo de inapropiado es que suene el teléfono mientras tu mujer, las matronas y el propio bebé están trabajando duro para ayudar a que la magia de la vida se abra paso? En el paritorio el teléfono en silencio y llamadas sólo cuando la madre esté tranquila y lo vaya pidiendo.

Cagada nº5: Quejarte….

“Que cansado estoy”, “Este sofá es muy incómodo para dormir”, “Me duele la espalda”…”Se me está haciendo muy largo”.  Algunos padres se la pasan quejándose mientras su mujer está dilatando y preparándose para dar a luz a su bebé…. Hay días que son para tí y otros que símplemente no vas a a ser el centro de atención. Más vale que te vayas haciendo a la idea. El parto puede ser un buen entrenamiento.

Cagada nº6: Grabarlo todo o….no grabar nada

En esto de la imagen personal cada uno es un mundo. Hay madres que quieren tenerlo todo grabado y otras que sólo quieren que su pareja les de la mano y no se preocupan en absoluto del testimonio para la posteridad. Lo más adecuado para que la madre esté tranquila y sienta que tiene el máximo control posible sobre cómo transcurre el parto es conversar unas semanas antes acerca de si quiere que hagamos de paparazzi o prefiere que guardemos el móvil en el bolsillo y estemos a su lado dándola la mano.

Cagada nº7: No quitar el flash

Esta es una de las “cagadas” más frecuentes entre los padres primerizos. Los bebés nacen después de haber estado 9 meses en un mundo totalmente oscuro. Sus neuronas destinadas a la percepción visual nacen totalmente dormidas y se tienen que despertar poco a poco porque un estímulo fuerte como un flash puede provocar una molestia muy intensa. Por eso los paritorios intentan mantener una luz tenue. Por eso, hacer una foto con flash a un recién nacido puede tener el mismo efecto a nivel neurológico como darle una bofetada en la cara. Por eso…si sacas una foto con el flash…harás llorar a tu hijo por primera vez. No te lo digo para que te sientas mal si te ocurre o si te ocurrió. A mi me ocurrió, a pesar de saber que no debía desconectar el flash la emoción hizo que símplemente no me diera cuenta de que lo tenía puesto. Te lo digo para que no te pase a tí también. El mejor remedio es que aproveches la larga espera de la dilatación para desactivar el flash de tu cámara o teléfono y así no te tengas que preocupar de desactivarlo cuando el bebé ya haya nacido.

Y por último y posiblemente la más importante..

Cagada nº8: Mandar un mensaje a todos nuestros familiares invitándoles a venir

¿Puede haber algo más emocionante que tener un hijo? Es totalmente normal que al nacer se nos llene el cuerpo de una mezcla de felicidad y orgullo y que queramos que todo el mundo conozca a nuestro hijo….pero después del parto la madre y el bebé necesitan sobre todo descanso. Por eso es muy importante que acordéis antes de que nazca qué personas queréis que acudan al hospital o a vuestra casa los primeros días. Puede ser vuestros padres y hermanos. Sólo vuestros padres. Padres, hermanos, tío y parientes lejanos o absolutamente nadie. La decisión la tenéis vosotros. ¡Por su puesto que puedes mandar una foto del bebé! Manda la foto, haz saber a todo el mundo que ya sois padres y que la mamá y el niño se encuentran en perfectas condiciones. Símplemente añade una coletilla educada para todos aquellos que queréis que conozcan al niño un poquito más adelante.

“Pelayo ha nacido. Tanto él como la mamá se encuentran muy bien, aunque algo cansaditos, por lo que ya os iremos avisando para que podáis conocerlo cuando ya estemos asentados en casa. Tenemos muchas ganas de presentároslo y compartir nuestra felicidad con vosotros. Un gran abrazo!!”

Como veis son cosas sencillas que son fáciles de evitar si las pensamos con un poco de antelación. En cualquier caso también has podido comprobar como estas 7 “cagadas” no son errores de vida o muerte. Todos los padres y madres la vamos a cagar muuchas veces antes o después y es tan importante intentar evitarlas como  saber aceptar nuestros errores con indulgencia y deportividad. Yo las comparto contigo simplemente por si te identificas con alguna de ellas o por si quieres compartirlas con algún futuro papá al que pueda venir bien leerlas antes de entrar en el paritorio. Para todos los que vayáis a echar mano de ellas próximamente como nuestros buenos amigos, os deseo una feliz entrada en el mundo de la paternidad.

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”
aaa
Si tienes hijos entre 0 y 6 años y quieres aprender a educarlos con afecto pero sin sobrerotección puedes comenzar hoy mismo con  Álvaro Bilbao en el mejor curso Online de maternidad y paternidad en internet! ¡¡Más de 9.000 alumnos inscritos!! Inscríbete HOY con un 50% de descuento y aprenderás:
  Ideas sencillas para entender mejor a tus hijos
  Estrategias efectivas para poner límites y normas de forma positiva
  Pautas para favorecer el desarrollo intelectual
  Pautas para favorecer su inteligencia emocional (y la tuya también)

Cupón 50%