Reyes Magos carta

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido un padre un poco malo.

He dado más conferencias de las que debería y he dejado de estar con mis hijos más tardes de las que me gustarían. Se que me han echado en falta y que les hubiera gustado que les abrazase o consolase en más de un momento en los que pudiendo estar no estuve. 

En más de una ocasión he sido más severo con el mayor que con las pequeñas, aunque creo que no se lo merecía.

Aunque se que sería mejor no hacerlo…. alguna mañana he insistido a Leire para que tome su leche del desayuno, en lugar de pensar otras cosas igual de nutritivas que pueden gustarle más.

En más de una ocasión que tocaba verdura, hice espaguetis para cenar. También cambié pescado por pizza y más de un puré de verduras por unos huevos fritos para toda la familia.

Comencé el año prometiéndome hacer un libro de fotos para Diego (que es el único que no lo tiene) y todavía no lo he empezado.

He dicho palabrotas delante de mis hijos.  Más de una y más de dos veces…y luego he convencido a los niños de que los de Bilbao podemos decir 3 palabrotas al día.

En más de una ocasión me enfadé más de la cuenta…

Un día en la cena me enfadé tanto que cuando terminaron de cenar les metí a los tres a la cama, sin beso, ni cuento, ni nada.

Un domingo que ya no podía más les encendí la tele a media tarde y no la apagué hasta después de cenar…(y tengo que confesar que me sentó fenomenal).

Un lunes, no quise llevar a Lucía a sus clases de música, así que simplemente dejé pasar la hora y luego hice parecer que se me había olvidado.

Y lo peor de todo….Una noche que tenía un ansia de chocolate irrefrenable me comí una chocolatina que tenía Diego en la cocina y por la mañana me hice el loco dejé que la buscarla por toda la casa…

A pesar de todo lo que os he contado y de no haber sido muy buen padre este año, creo que me merezco mis tres regalos porque de verdad me he esforzado en ser el mejor padre que puedo ser.  Prometo intentar hacerlo mejor el año que viene.

Esto es lo que quiero:

– Una mochila nueva para ir al monte con los niños

– Un libro para leer más y mirar menos el móvil

– Un jersey que no me haga muy gordo porque últimamente no tengo mucha fuerza de voluntad.

Gracias,

Álvaro

PD. Por si esta carta se pierde y acaba llegando a manos de otro padre. No me juzgues. Ser padre puede ser difícil. Como véis para mi también lo es. Unos días un poco menos y otros un poco más… En fin. Siento las veces que os hago sentir que sólo hay una manera o que tenemos que ser perfectos, porque no lo creo…Lo que creo, y así lo practico en casa, es que los niños se benefician de tener unos padres que se enfadan, que pierden los nervios en alguna ocasión y que son tan imperfectos como la madre que los parió (que también eran imperfecta, claro está).

Por Álvaro Bilbao  – Autor de “·El cerebro del Niño explicado a los padres” Plataforma Editorial

Nota. Ser padre no siempre es tarea fácil, aunque lo cierto es que conocer algunas estrategias para educar a nuestros hijos puede ayudar en muchos momentos. Por eso siempre he creído que  el mejor regalo que les puedes hacer es aprender a educarlos con amor y confianza. Aprende mucho más con el mejor curso online de paternidad y maternidad! Más de 9.000 padres inscritos! Echa un vistazo ahora!!!!

Cupón 50%