Existe una gran oferta de actividades complementarias para niños mayores de un año. Incluso hay actividades programadas para bebés. Idiomas, psicomotricidad, música y ritmo, meditación, iniciación al deporte, pero ninguna de esas se encuentran entre mis favoritas. Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo del cerebro, aunque muchos padres malinterpretan este dato pensando que son años para estimular el cerebro de sus niños con todo tipo de métodos que, en realidad, no han demostrado ninguna eficacia. Parte de la confusión puede venir de los métodos de estimulación temprana que es un método terapéutico para ayudar al desarrollo cerebral de niños con retraso madurativo. Mientras que con estos niños la estimulación es eficaz y necesaria, en niños sin estos problemas no tiene ningún efecto.

No quiero decir que estas actividades sean negativas para los niños, simplemente no son beneficiosas o necesarias. Un niño que por el horario de sus padres pase una hora en una actividad programada no sufrirá ningún daño, pero muy posiblemente no saque beneficio alguno.

Algunos padres me preguntan….Si los primeros años son tan importantes y estas actividades programadas no son eficaces…¿cómo se puede ayudar al niño durante estos años? Muy sencillo, dándole mucho cariño, jugando mucho con el y ofreciéndole oportunidades para explorar el mundo y jugar con otros niños. En realidad sabemos que el cerebro del niño está programado para aprender de la relación, juegos y conversaciones que mantiene con sus padres y por eso, los tres primeros años de vida de mis pequeños los aproveché para tener tanto roce y juego posible con estas 8 actividades “extraescolares” de andar por casa. No les apunté a ninguna actividad fuera del círculo familiar porque estoy convencido de que nada aporta más a un niño pequeño que jugar y aprender con su mamá, su papá y sus hermanos y explorar libremente el entorno que le rodea.

1. Mucho parque

El parque es el lugar por excelencia para fortalecer la capacidad psicomotriz del niño y que aprenda a tomar decisiones de una manera natural; probando, arriesgando, equivocándose, cayéndose y aprendiendo de sus errores.

2.Acompañar a mamá y papá a hacer la compra

Pasear contribuye a liberar energía y fortalecer la resistencia física y psicológica. Visitar el supermercado o la ferretería ayudará a expandir su vocabulario y descubrir el mundo cotidiano.

3.Jugar en la alfombra con papá y mamá

El juego con los padres ayuda a fortalecer vuestro vínculo, confianza y a que tú le transmitas tus conocimientos. Podéis jugar con sus juguetes, hacer un rompecabezas o construcciones, siempre que sigas la curiosidad de tu hijo el juego será productivo.

4.Juego libre

El juego libre es esencial en el desarrollo intelectual y emocional del niño. Le aporta la confianza de saber que puede hacer las cosas por sí mismo y que es capaz de satisfacer su curiosidad. Para que ocurra sólo hace falta que se den tres condiciones (1) Apaga otros estímulos como la televisión o los dispositivos móviles. (2) Deja que investigue y experimente por la casa (3) Cuando esté concentrado, no interrumpas su juego y déjale a su aire.

Cupón 50%

5.Todos a la piscina!

No hacen falta unas clases de matronatación para disfrutar de tus pequeños en el agua. Puedes darte un chapuzón con él para construir vuestra relación de confianza y seguridad. Poco a poco puedes ayudarle a meter la cabecita en el agua y soltarle con sus corchos (son mejores que los manguitos) pidiéndole que se acerque a ti.

6.Caricias, besos y pedorretas

Durante los primeros años de vida todos los besos y muestras de cariño físico son pocas. Aprovecha para apretujar, pedorretear, besuquear, mordisquear a tus pequeños. Un ejercicio cerebral completísimo que les permitirá construir más conexiones cerebrales y desarrollar su seguridad y autoestima.

7.Leer cuentos

Leer cuentos es posiblemente una de las mejores cosas que puedes hacer por tus pequeñajos. Ayudan a desarrollar el vocabulario, memoria y capacidad de concentración. Cuantos más cuentos mejor!

8. Conversar acerca de lo que estamos haciendo o cómo fue el día

Las conversaciones madre hijo sobre el presente ayudan a desarrollar la atención y concentración. Las que se centran en lo que ha ocurrido a lo largo de la tarde y el día ayudan a desarrollar la capacidad del niño de memorizar y recordar.

Como ves, no hace falta llevar a un niño a extraescolares. Si pasas tiempo con tus hijos pequeños, puedes utilizar un montón de estrategias, juegos y trucos que no solo son sencillos, efectivos y divertidos sino que te ayudarán a construir un vínculo positivo entre vosotros.

Por: Álvaro Bilbao. Autor de El cerebro del niño explicado a los padres

Nota: Si tienes hijos entre 0 y 6 años de edad y quieres aprender a apoyar el desarrollo de su mundo intelectual y de su inteligencia emocional te invito a inscribirte en el mejor curso online de p/maternidad¡8.000 padres inscritos! ¡Inscríbete hoy con un 50% de descuento!

Cupón General

“SI TE GUSTAN LOS BEBÉS O TIENES UNO, PODRÍAS PASARTE HORAS ESCUCHANDO HABLAR A ÁLVARO BILBAO”

María Valerio. El Mundo

Esto es lo que dicen otras mamás, otros papás y otros profesores de educación infantil sobre el curso online.

Reseñas

button_inscribete-hoy-con-un-50-de-descuento-y-comienza-a-aprender-ahora